CAMPAÑA A FAVOR DE LA ESCUELA PÚBLICA VASCA

Desde la Plataforma a favor de la Escuela Pública Vasca hemos puesto en marcha esta campaña de cara a la matriculación para el curso 2017/18.

La ponemos en marcha porque creemos firmemente que la escuela pública es la única que está demostrando voluntad y capacidad de asegurar una educación de calidad para toda la población y porque estamos convencidas/os de que sólo desde lo público se asegura la cohesión social y la universalidad de derechos.

Frente al pánico del “sálvese quien pueda” nosotras y nosotros apostamos por la respuesta social coordinada. Los cambios siempre son una oportunidad para sacudir viejos privilegios y para conseguir sociedades más justas y cohesionadas. El problema de la educación dual es un problema heredado en nuestra sociedad que la nueva realidad social no ha hecho sino sacar a la luz.

Es un problema que los respectivos gobiernos autonómicos no han sabido/querido afrontar y que sigue pasando de legislatura en legislatura sin que nadie se atreva a “hincarle el diente”. Y, más allá de discursos bienintencionados, no hacemos sino constatar la falta de una apuesta real por parte del Gobierno Vasco por la educación pública como eje vertebrador, fundamental y prioritario del sistema educativo vasco. No tenemos más que echar un vistazo a su último Plan para la atención al alumnado inmigrante, plan que como ya denunciamos en su momento está totalmente vacío de contenido, o su propuesta de sacar adelante Heziberri, que cuenta con la oposición frontal de la escuela pública vasca. Por eso, porque constatamos la cerrazón de Gobierno Vasco, ponemos en marcha esta campaña, porque creemos que como sociedad tenemos la oportunidad de pensar críticamente y de apostar por otros modelos que garanticen una mayor cohesión social y una sociedad más rica y diversa, que se base en el conocimiento, no en los miedos ni en los prejuicios.

Y eso, sólo se consigue si apostamos por lo público. En esta época que nos toca vivir, lo público es el último resquicio que nos queda de un Estado del bienestar, que llegamos a tocar con la punta de los dedos. La sanidad, la educación, las coberturas sociales…son nuestros colchones frente a la individualización salvaje que se pregona y se impone como opción de vida por parte del orden neoliberal económico-político reinante.

Es por ello que seguimos defendiendo lo público y que queremos animar a las familias que van a matricular a sus hijas e hijos a que elijan la red pública, porque estamos firmemente convencidas/os que, como decimos en nuestra campaña: formamos una comunidad educativa, somos una escuela integradora, cercana, euskaldun y laica. Es una escuela para todas y todos, una escuela que se hace desde la base y desde el día a día, y que tenemos la oportunidad de construir y mejorar entre todas las personas que formamos parte de ella. Como decimos en nuestra campaña no somos clientes, la escuela pública no es un proyecto empresarial. La escuela pública es nuestro reflejo como sociedad y la sociedad es y será el reflejo de la escuela.

También queremos aprovechar para denunciar las irregularidades que, una vez más, se vienen dando en esta campaña de matriculación: colegios financiados al 100% con fondos públicos donde la religión tiene carácter obligatorio, procesos de matriculación paralelos, cuotas mensuales a las que tienen que hacer frente las familias, discriminación del alumnado por origen, clase social o religión. Nos parece que la situación exige ya que la Administración tome cartas en el asunto de una vez por todas para garantizar un proceso de matriculación transparente y que asegure la igualdad de oportunidades para toda la población. En este sentido, reiteramos la necesidad de abrir una oficina única y pública de matriculación que evite procesos de selección del alumnado por parte de algunos centros educativos.